Como ya hemos dicho antes, muchos de los profesionales de la videncia que son más famosos son algunos de los videntes televisivos. Sin embargo, este tipo de videntes no suelen ser demasiado fiables por varias razones:

  • Suelen contar con gabinete: los videntes televisivos suelen ser la cabeza visible de todo un equipo multimedia, y cuando llamas al número que aparece en pantalla en realidad estás llamando a un gabinete de locutores que, con toda probabilidad, te tendrán en espera mientas te hacen escuchar alguna musiquilla o te hacen preguntas personales. Obviamente, durante ese tiempo de llamada ya estarás pagando una tarifa bastante alta por minuto, y que seguirá aumentando mientras tratas tu consulta con el vidente de la tele.
  • Sus predicciones pueden tener que ver con una investigación: es muy probable que un vidente televisivo, al atenderte, haga predicciones o realice sentencias sobre tu vida bastante vagas, buscando tu confirmación o que te sientas identificada de manera mínima para hacerte creer que realmente tiene algún don. Sin embargo, también existen videntes televisivos que parecen acertar más con datos como el lugar donde vives, tu edad y otros datos personales, quizá incluso respecto a terceras personas que conoces.

Santiago - videntes televisivos

Estos videntes televisivos pueden contar con un equipo de investigación informática que, a partir de tu número de teléfono y tu nombre, busquen sobre ti en Internet o en las bases de datos telefónicas. Es decir, recopilan rápidamente datos sobre ti para utilizarlos en la consulta y crear apariencia de que el vidente televisivo es realmente intuitivo, que te conoce muy bien con solo hablar contigo unos minutos.

A los videntes televisivos no les importan sus consultantes: otra de las razones por las que no deberías fiarte de un vidente televisivo es que no se suelen implicar. Su objetivo es recibir, cuantas más llamadas, mejor, y cuanto más duren, mejor, y no se implican emocionalmente en los problemas de quienes les llaman para encontrar una guía.

Los videntes de la tele procurarán hacer ver que al indagar sobre ti encuentran más y más temas sobre los que debes consultar si quieres que todo te vaya bien. Debes considerar que todo ello puede ser invención, y que buscan mantenerte al otro lado de la línea el mayor tiempo posible. Además, como actúan de cara a los telespectadores, su intención es abrumar a cada consultante con un montón de información que pueda parecer cierta, y así movilizar a más personas a recibir una ayuda igual de contundente.

Si escuchas con atención, notarás que mucho de lo que dicen son palabras sobre palabras dichas, repitiendo o dando vueltas a las mismas ideas vagas una y otra vez.

Las diferencias de los videntes televisivos con las profesionales de la videncia que encontrarás aquí, que te atenderán de manera directa y sin gabinetes, y la mayoría de las cuales han llevado una vida ayudando a los demás con su poderoso don natural, antes incluso de convertirlo en una forma de vida.

Lo que te permite distinguir a una buena vidente es:

  • Que actúa sin gabinete: las tarotistas buenas que encontrarás en estas páginas son personas como tú, y te atienden de manera directa, hablando contigo desde el primer segundo. Han nacido con un talento especial para indagar en lo esotérico, sí, pero llevan vidas de personas normales y comprenden los problemas humanos como cualquiera. Desde el principio sentirás un ambiente de confianza y confidencia que ningún tarotista de la tele te puede garantizar.
  • Los servicios son económicos: tienes la posibilidad de pagar de distintas maneras, por facturación telefónica, por adelantado con tarjeta, sin dejar rastro en las facturas… Estas profesionales de la videncia son personas que han hecho de su talento una forma de ganarse la vida porque requiere mucha dedicación y tiempo, obviamente, pero saben que es un servicio para ayudar a las personas, y por eso sus tarifas son competitivas. Además, no perderán el tiempo a la hora de responderte las cuestiones: te responderán exactamente sobre lo que quieres saber, y no te mentirán para que guardes falsas esperanzas. Asimismo, si existe algún aspecto sobre el que sus dones no pueden ofrecer respuesta, no te darán largas, te lo harán saber de inmediato.
  • Puedes contrastar sus capacidades: al contrario que con los videntes de la tele, que intentan presumir de sus supuestos dones con la retransmisión en directo, las tarotistas de estas páginas cuentan con cientos de valoraciones positivas de consultante satisfechos, así como de haber recibido en distintos años galardones oficiales al mejor servicio de videncia o tarot. Pocas veces encontrarás mejores garantías.